500 Sur de Universidad Fidelitas, Freses, Curridabat COSTA RICA |   +506 8482 0228

© 2017 by MTV Fund  |  www.mtvfund.org

Compartir para Crecer

July 12, 2017

El gran reto es que este creciente interés y compromiso se combinen en un espíritu común de cooperación y colaboración. Si no, el individualismo y el divisionismo sólo perjudicarán el estudio de las aves y, sobre todo su conservación. Roy H. May

 

Sin lugar a duda, en esto de andar caminando y descubriendo curiosidades de los diferentes ecosistemas de nuestro país me ha llevado a conocer muchísimas personas interesantes e igual de apasionadas por el conocimiento naturalista. Personas con diferentes especialidades, diferentes saberes y diferentes experiencias, personas con variadas formas de observar el mundo, personas que al igual que uno, se encuentran sumamente preocupadas por la degradación ambiental actual…

Esto me ha llevado a pensar que el conocimiento no es más que una construcción colectiva en la que a través de conversaciones, publicaciones, foros y demás medios útiles para compartir saberes, nos ayuda cultivar nuestro intelecto, espíritu, imaginación y nuestra forma de relacionarnos con el ambiente que nos rodea.

 

Hace unos meses me encontraba en la finca de un gran amigo en Pocora de Limón. Llegamos ya a oscuras, era luna nueva y la carencia de luces artificiales nos permitía observar el cielo totalmente estrellado similar a las alas de la mariposa Hamadryas laodamia. A altas horas de la noche, a lo lejos se percibía el fuerte sonido (similar al de un sapo) de un Buho penachudo (Lophostrixcristata), un rapaz nocturno que se alimenta principalmente de insectos grandes. Al día siguiente después de una buena pajareada durante la mañana que incluyó especies como la Tangara siete colores (Tangara larvata), Trogón violáceo (Trogon caligatus) y una pareja de batarás barretedos (Thamnophilus doliatus), fuimos a relajarnos al refrescante río La Argentina el cual sería el lugar de mi primer avistamiento de un ave singularmente hermosa, la Garza de Sol (Eurypyga helias) , un ave de la familia Eurypigidae que pasó prácticamente indefinida mientras se mantuvo quieta y posiblemente dando pasos lentos y cortos a orillas del río, pero que al alzar vuelo nos maravilló con su exuberante plumaje claramente visible al abrir sus alas y expandir su cola en forma de abanico. Su vuelo sereno, terminó al posarse por unos segundos en una gran roca a mitad del río, para luego seguir su camino y perderse de nuestra vista, probablemente para continuar en búsqueda de alimento.

 

Siempre en el Caribe, recientemente un amigo me llevó a conocer algunos lugares cercanos al río El General, en Sarapiquí. Durante nuestra visita por paisajes montañosos observamos un buen número de variados insectos y arañas, siendo las estrellas del día la gran cantidad de mariposas nocturnas de la familia Sphingidae las cuales nos sorprendieron con sus enormes ojos compuestos, sus larguísimas probóscides enrolladas y sobretodo sus coloraciones crípticas que les permitían posarse tranquilamente en sitios descubiertos y a plena luz del día. Esta familia incluye algunas especies que seguramente muchos hemos visto y confundido con un Colibrí, se trata de las Aellopus spp., unas mariposas de hábito diurno, abdomen regordete y vuelo sumamente activo que pueden sostener mientras toman el néctar de las flores con su larga probóscide similar al pico de estas aves libadoras de néctar.

 

Ese día las Lapas verdes (Ara ambiguus) se escuchaban ruidosas como siempre y un Gavilán gris (Buteo plagiatus) nos sorprendió agarrando con sus patas una serpiente (posiblemente una Zopilota (Clelia Clelia)) y llevándola a un Guarumo para devorarla. Al llegar a una de las partes más altas de la zona, nos encontrábamos observando un Cormorán (Phalacrocorax brasilianus) que tranquilamente habitaba un embalse de un proyecto hidroeléctrico igualmente visitado por Garzas, Golondrinas, Soterrés y Tortugas. En ese mismo punto, tuve la alegría de avistar una pareja de gavilanes blancos (Pseudastur albicollis) que se encontraban sobrevolando cerca de nosotros y vocalizando con sus chillidos poco elaborados pero muy constantes. Estas rapaces imponentes volaban en círculo sobre el dosel de un bosque aledaño posiblemente buscando alguna presa y según me cuentan se les ha avistado perchados incluso en las cercas a un lado de la trocha a prácticamente 1m del suelo, similar a como lo haría un Zopitote (Cathartidae).

 

Durante muchas de estas giras a variados lugares de nuestro riquísimo país me he encontrado con una problemática que amenaza a un sinnúmero de animales. Todos los días gran cantidad de anfibios, reptiles, aves y mamíferos son atropellados en las diferentes carreteras de nuestro país. Recuerdo una vez que me dirigía a rumbo a Manuel Antonio y un mono Congo (Alouatta palliata) se encontraba muerto en medio de la carretera, el tráfico se paralizó por unos minutos y gente que no se percataba del hecho, se comenzó a molestar y pitar hasta que un señor se bajó de su camión, tomó al pobre primate y lo lanzó a un matorral al lado de la carretera, volvió a su vehículo y todo continuó como si nada hubiese pasado. Este mono en condiciones naturales nos deleita con sus vocalizaciones y su singular apariencia, pero al morir atropellado lo tiramos como un juguete roto que ya no nos divierte más… Los pasos de fauna, la señalización en carretera y la sensibilización de las personas puede ayudar a salvar la vida de muchos animales día a día, sin embargo, actualmente la infraestructura vial no cuenta con tales recursos, por lo que solo por el momento nos queda sensibilizarnos, concientizar y ser conductores más atentos y responsables. Con la llegada de noviembre, ya muchos están planeando sus vacaciones de fin de año a cientos de los lugares más hermosos de Costa Rica. Yo a través de este medio les pido siempre admirar la naturaleza de una manera responsable y así como debemos procurar no malgastar los recursos, disponer adecuadamente nuestros desechos y no alimentar la fauna silvestre, hay que manejar con precaución y a una velocidad prudente.

 

¡Saludos!

 

 

 

 

 

 

Please reload

Recent

January 19, 2017

Please reload

Archive
Please reload